La importancia del descanso en los niños

Niño dormido

Hay muchos factores que intervienen en el rendimiento escolar y entre ellos, uno de los que menos se tiene en cuenta, es el descanso que tienen que disfrutar los niños. Deben dormir las horas suficientes para que el día no se les haga interminable.

Hay aspectos que son esenciales para que el rendimiento escolar de un niño sea óptimo. Entre ellos podemos citar algunos evidentes como que tenga bien la vista y el oído, que disponga de un buen lugar de estudio, etc. Pero además de ello hay otros que aunque parezcan menos "importantes" no lo son, como es el caso de la alimentación y el descanso.

En el Centro Educativo La Amistad nuestros docentes instan a las familias a que se tomen en serio las horas que los pequeños deben descansar y además establecer con ello una rutina que hace más fácil que todos los días se acuesten a la misma hora. Sabemos que después de las vacaciones siempre cuesta más acostumbrarse a esta nueva rutina pero los beneficios van a ser evidentes.

Los niños y niñas que duermen menos horas de las que necesitan se muestran más inquietos, tienen mayor sensación de irritabilidad y nerviosismo y pierden la concentración más rápido, por lo que es evidente que su rendimiento escolar se va a ver perjudicado alterando además el ritmo de las clases.

Sabemos que es complicado, especialmente a principio de curso, establecer la nueva rutina pero los niños deben dormir las horas suficientes para aguantar la jornada escolar de un modo cómodo. ¿Y cuánta son las horas recomendables?. Realmente cada niño es diferentes pero si tuvieramos que indicar las horas aproximadas serían parecidas a estas:

  • Entre los 3 y los 5 años: de 10 a 13 horas al día, incluyendo siestas
  • Entre los 6 y los 12 años: de 9 a 12 horas
  • Entre los 13 y los 18 años: de 8 a 10 horas

telefono